La infección micótica superficial de las uñas causada por varias especies de Trichophyton y, ocasionalmente, por Candida albicans. Es más frecuente en los dedos de los pies que en los de las manos y puede causar el desmenuzamiento y destrucción de las uñas. Los fármacos de elección son el itraconazol y la terbinafina, pero hay que continuar el tratamiento hasta que la uña haya crecido completamente.