Del lat. tinĕa, f. Agr. Med.

En sentido literal su significado es polilla. En agricultura, se aplica al arañuelo o gusanillo que daña las colmenas: gusano que se alimenta de la miel de las abejas. En medicina, la enfermedad contagiosa de la piel que afecta especialmente a la de la cabeza y produce escamas, costras y la caída del pelo: la tiña está provocada por hongos parásitos.