Del lat. tolerantĭa, f. Psicol. Pat. Med. Fís. y Quím. Agr. y Bot. Sociol. y Der.

Acción y efecto de tolerar. En psicología, la capacidad para aguantar dolor o privaciones, como las condiciones medioambientales adversas o el estrés psicológico. En patología, la afección en la que se requieren dosis cada vez mayores de un fármaco para mantener la misma respuesta. Ver también tolerancia farmacológica. En medicina, la incapacidad de un cuerpo para generar una respuesta inmunitaria específica contra un antigeno concreto. Esta tolerancia inmunitaria suele ser producto de la dificultad que encuentra el cuerpo para distinguir ente sus propias sustancias -que debe tolerar- y las sustancias extrañas a las cuales deben atacar sus anticuerpos. En física y química, la máxima diferencia que se tolera o admite entre el valor nominal y el valor real o efectivo en las características físicas y químicas de un material, pieza o producto. En agricultura y botánica, la capacidad de una planta para resistir en condiciones adversas. En sociología y derecho, el reconocimiento de inmunidad política para quienes profesan religiones distintas de la admitida oficialmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.