Med.

La expulsión brusca y sonora de aire procedente de los pulmones que elimina el esputo del tracto respiratorio de forma eficaz, facilitando la limpieza de las vías aéreas, permitiendo la llegada del oxígeno a los alveolos. La respiración profunda, con la contracción del diafragma y de los músculos intercostales y la espiración forzada favorecen la tos productiva en el paciente con infección respiratoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.