Se aplica al efecto nocivo de un agente tóxico que se manifiesta en segundos, minutos, horas o días, después de haber entrado en contacto con el paciente.