Med.

Se aplica al estado en el que una persona parece estar muerta.