Med.

El recambio de toda o casi toda la sangre afectada del paciente, siendo sustituida simultáneamente por un volumen equivalente de sangre normal.