El paso del CO2 de los tejidos a los pulmones. Entre el 60 y 80 por ciento se transporta en el plasma como iones de bicarbonato, formado a partir de CO2 en una reacción que cataliza la anhidrasa carbónica. Un pequeño porcentaje de dióxido de carbono se transporta en solución y como carbohemoglobina. Una serie de reacciones químicas permite al dióxido de carbono descargarse de la sangre a los pulmones. El CO2 se difunde en los alvéolos en virtud de un gradiente de concentración y se espira en la atmósfera.