Med.

La anomalía congénita cardíaca en la que la arteria pulmonar se origina en el ventrículo izquierdo y la aorta en el ventrículo derecho, de forma que no existe comunicación entre las circulaciones sistémica y pulmonar. La vida es imposible sin la presencia de defectos cardíacos asociados, como defectos del tabique o un conducto arterioso permeable, que posibilitan la mezcla de sangre oxigenada y no oxigenada. Los principales síntomas son cianosis e hipoxia, sobre todo en los niños con defectos grandes del tabique interventricular. Se pospone la corrección quirúrgica del defecto, si es posible, hasta los 6 meses de edad, cuando el niño puede tolerar mejor el procedimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.