Se aplica al trastorno que persiste a lo largo de un período prolongado y afecta al funcionamiento físico, emocional, intelectual, social o espiritual.