Med.

El trastorno caracterizado por un estado de ansiedad persistente. Se puede manifestar por un estado de tensión crónica leve asociado a timidez, cansancio, aprensión e indecisión o llegar a ser un estado de intranquilidad e irritabilidad más intenso, que puede dar paso a un comportamiento agresivo o indeciso. En cosos extremos el desajuste emocional es abrumador para la persona y se acompaña de síntomas físicos, sin que se pueda identificar una causa orgánica subyacente. Entre los síntomas físicos se incluyen temblor, tensión muscular mantenida, taquicardia, disnea, hipertensión, taquipnea y sudoración profusa, y entre los signos físicos destacan cambios del color de la piel, náuseas, vómitos, diarrea, intranquilidad, inmovilización, insomnio y cambios del apetito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.