Med.

Se aplica a cualquier grupo de patrones de conducta antisociales que se encuentran principalmente en niños y adolescentes, como hiperactividad, agresividad excesiva, destructividad, crueldad, mentiras, desobediencia, truhanismo, actividad sexual perversa, criminalidad, alcoholismo y adicción a drogas.