El término se aplica al trastorno de la sangre; algunos trastornos hematológicos no malignos pueden resultar en leucemia.