Med.

Es una patología la cual se caracteriza por la proliferación continua de subconjuntos de células inmunitarias, como linfocitos o células plasmáticas, que se asocia a trastornos autoinmunitarios y de las inmunoglobulinas.