Med.

El tratamiento administrado en zonas en las que han fracasado tratamientos anteriores y la enfermedad ha recurrido.