Med.

Se aplica a los enfoques que usan sustancias o métodos para tratar el cáncer que no han mostrado su eficacia según los métodos científicos aceptados, tales como los estudios clínicos diseñados cuidadosamente.