Del lat. tuberculum. dim. de tuber, m. Anat. Zool. Med. Bot.

En anatomía, nódulo o apófisis redondeado, de pequeño tamaño y situado sobre un hueso; son menores que la tuberosidad. En zoología, pequeña protuberancia que presenta el esqueleto cutáneo (dermatoesqueleto) de ciertos animales. En medicina, lesión específica y esencial de la tuberculosis, producto morboso, de color ordinariamente blanco amarillento, redondeado, duro al principio en la época de evolución llamada de crudeza, y que adquiere en la de reblandecimiento el aspecto y la consistencia del pus. En botánica, porción caulinar engrosada en mayor o menor grado, generalmente subterránea, como la patata. Son ricos en substancias de reserva: almidón, inulina, etc., y en la superficie de los mismo suele verse catafilo y yema (vulg: los «ojos» de la patata); no siempre es fácil distinguir un tubérculo de una raíz tuberosa. Por extensión, dícese de la prominencia verruciforme más o menos redondeado de la superficie de un órgano vegetal.

1 comentario en “tubérculo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.