Se extirpó todo el tumor mediante cirugía y no se encontraron células cancerosas en los bordes del área de donde se extirpó. El cáncer no se diseminó a los ganglios linfáticos. Antes de extirpar el tumor, se presentó una de las siguientes situaciones: 1) el cáncer se diseminó al seno renal (parte del riñón que se une con el uréter); 2) el cáncer se diseminó a los vasos sanguíneos por fuera del área del riñón en donde se elabora la orina, como el seno renal.