Med.

El cáncer se diseminó por medio de la sangre a órganos como los pulmones, el hígado, los huesos o el encéfalo, o a los ganglios linfáticos por fuera del abdomen y la pelvis.