Med.

La neoplasia de la médula espinal de las cuales más del 50% son extramedulares, alrededor del 25% intramedulares y el resto extradurales. Los síntomas dependen de la localización y la velocidad de crecimiento del tumor. Suelen desarrollarse de forma lenta, pudiendo progresar desde parestesia unilateral y molestias sordas a dolor lancinante, debilidad en una o ambas piernas, reflejos tendinosos profundos anormales y, en casos avanzados, monoplejía, hemiplejía o paraplejía. En ocasiones se altera la función del sistema nervioso autónomo, dando lugar a zonas de piel seca, fría y color rosa azulado, o a sudoración profunda de las extremidades inferiores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.