La radiación de origen cósmico constituida en su mayor parte por protones y núcleos ligeros o semipesados, todos de gran energía (108 a 1017 eV): radiación cósmica. Las partículas primarias interaccionan con las que componen la atmósfera constituyendo la llamada radiación secundaria.