m. Fís.

Onda sonora de elevada frecuencia (superior a 20 000 Hz) que no es perceptible por el oído humano. Se utiliza para diagnóstico en medicina, particularmente sobre estructuras con líquido, y en especial en el embarazo, ya que estos no lesionan al feto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.