Del lat. umbella. f. Bot.

inflorescencia racemosa simple, es decir, centripeto o acrópeto, con el extremo del raquis o eje principal ensanchado en mayor o menor grado para formar un receptáculo del cual arrancan todos los pedicelos, que aquí reciben el nombre de radios de la umbela, y tienen la misma longitud. Es racimo en el cual las distancias que separa unos de otros los diversos pedicelos se han reducido a cero. Tienen umbelas las especies de los géneros, Astrantia, Hacquetia, de las umbelíferas, Cirrhopetalum, de las orquídeas, etc. Es término linneano. Palau traduce así la definición de la Phil. bot.: «Es el receptáculo que desde su mismo centre se alarga en palillos, radio o pedúnculo, al modo que las varillas de un quitasol abierto».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.