Del lat. umbella. f. Bot.

inflorescencia racemosa simple, es decir, centripeto o acrópeto, con el extremo del raquis o eje principal ensanchado en mayor o menor grado para formar un receptáculo del cual arrancan todos los pedicelos, que aquí reciben el nombre de radios de la umbela, y tienen la misma longitud. Es racimo en el cual las distancias que separa unos de otros los diversos pedicelos se han reducido a cero. Tienen umbelas las especies de los géneros, Astrantia, Hacquetia, de las umbelíferas, Cirrhopetalum, de las orquídeas, etc. Es término linneano. Palau traduce así la definición de la Phil. bot.: «Es el receptáculo que desde su mismo centre se alarga en palillos, radio o pedúnculo, al modo que las varillas de un quitasol abierto».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.