La afección aguda o crónica que se caracteriza por la aparición de conchas pruriginosas en la piel: urticaria. La causa puede ser una alergia a ciertos alimentos (como las fresas), a una infección, el consumo de fármacos o drogas, el estrés emocional o la irritación local de la piel por contacto con ciertas plantas. Los deportistas a veces padecen urticaria mientras hacen ejercicio (urticaria inducida por el ejercicio). Las lesiones cutáneas punteadas son pequeñas y se desarrollan como respuesta a la liberación de histaminas asociadas con el aumento de la temperatura corporal producido por el ejercicio.