Se aplica a una reacción cutánea o generalizada que puede ocurrir tras la vacunación contra la viruela. En medicina, la enfermedad infecciosa del ganado vacuno causada por un poxvirus que puede ser transmitido a los seres humanos por contacto directo o por inoculación deliberada como protección frente a la viruela. Se desarrolla una pústula en el lugar de la infección, habitualmente seguida de malestar general y fiebre de varios días de duración; al cabo de 2 semanas, la pústula se transforma en una costra que finalmente se desprende, dejando una cicatriz.