Se dice de la vacuna preparada a partir de microorganismos muertos. Se utilizan para inmunizar frente a organismos demasiado virulentos como para se utilizados vivos aunque atenuados. El sistema inmunitario reacciona ante la presencia del germen patógeno de la misma forma, ya esté vivo o muerto: la inmunidad producida por una vacuna de organismos vivos atenuados, cuando es posible, suele ser más eficaz.