Med.

La concentración máxima de una sustancia química a la que se puede exponer a los trabajadores durante un periodo determinado, como 8 horas al día, sin desarrollar una alteración física.