El ritmo de salida o excreción de una sustancia en un espécimen recogido para análisis de laboratorio durante un período de 24 horas. También se dice de los niveles previstos altos y bajo de una sustancia a lo largo de un período de 24 horas.