El aumento del calibre de los vasos sanguíneos, especialmente de las arteriolas. La vasodilatación es el aumento del diámetro de los vasos sanguíneos (por lo general, las arteriolas), lo cual provoca un aumento del riego sanguíneo al área irrigada por dichos vasos. Entre los factores que causan vasodilatación de los vasos sanguíneos que irrigan los músculos encontramos el ejercicio, las temperaturas externas elevadas, el estrés y una tensión arterial alta.