Med.

La modificación de la posición del feto para conseguir situar los pies en el estrecho inferior de la pelvis durante el parto.