Del lat. vertīgo, -ĭnis, m. Med.

Literalmente, movimiento circular. En medicina, la pérdida momentánea del sentido o del conocimiento: vahído, desvanecimiento. El vértigo es el trastorno del sistema vestibular que produce al enfermo la sensación subjetiva de que él o los objetos que le rodean están en movimiento; turbación del juicio, repentina y pasajera: sensación de inseguridad. Hay dos tipos de vértigo. En el primer tipo se siente como si diera vueltas el cuerpo o lo que nos rodea. Suele tener su origen en una cinetosis o una infección vírica de los órganos del equilibrio (ver aparato vestibular). El segundo tipo de vértigo se caracteriza por debilidad y suele estar causado por una hipoglucemia o una hipotensión. Siempre y cuando la hipotensión no sea resultado de un shock o una hemorragia, quienes padecen el segundo tipo de vértigo pueden beneficiarse de la actividad física. Todo aquel propenso a sentir vértigo debería tener mucho cuidado cuando practique deportes donde una caída pueda resultar peligrosa.