Med.

La monitorización constante por el sistema inmunitario de microorganismos, tejidos extraños y enfermedades producidas por células alteradas, sobre todo células cancerosas.