Del lat. vigilantĭa, f. Med.

Acción de vigilar. Se aplica a la atención que se presta a una persona o una cosa para prevenir un daño o perjuicio: custodia. También a la organización dispuesta para prevenir un daño o perjuicio: guardia. En medicina, la observación detallada del estado de un paciente sin administrar un tratamiento, a menos que se produzcan cambios en los resultados de las pruebas. La vigilancia también se usa para detectar signos tempranos de que una enfermedad volvió. Además, es posible utilizarla con una persona que tenga un mayor riesgo de presentar una enfermedad, como el cáncer. Durante la vigilancia, se realizan determinados exámenes y pruebas de forma regular. En el ámbito de la salud pública, la vigilancia también se refiere a la recopilación continua de información sobre una enfermedad, como el cáncer, en un grupo de personas específico. Es posible que la información recopilada incluya dónde se produce la enfermedad en una población y si afecta a personas de un determinado sexo, edad o grupo étnico.