Flora Vascular de Andalucía Occidental: Hierbas perennes con tallos vegetativos decumbentes y tallos floríferos ascendentes. Hojas opuestas, persistentes. Flores solitarias, axilares, largamente pediceladas. Corola hipocrateriforme, con un anillo peloso por encima del punto de inserción de los estambres. Folículos patentes. Semillas glabras.

 

Flora Iberica: Hierbas perennes, perennifolias. Tallos vegetativos decumbentes, los fértiles ascendentes. Hojas opuestas, a veces verticiladas en los tallos estériles, de casi orbiculares a lanceoladas, asimétricas en la base del limbo, pecioladas. Inflorescencia uniflora, axilar. Flores ebracteadas, pediceladas. Cáliz de 1/4 a 1/2 de la longitud de la corola, soldado en su base, con lóbulos subiguales, triangulares, agudos. Corola contorta, hipocrateriforme, con lóbulos oblicuamente truncados, sin corona. Estambres con filamentos sigmoideos, con un mechón de pelos en la base; anteras aplanadas dorsiventralmente, de dehiscencia introrsa y dorso pubescente, sin extensión del conectivo formando un apéndice plumoso. Gineceo con ovario glabro, con dos nectarios en la base; estigma no recubierto de una densa masa gelatinosa, cónico, con cinco penachos apicales de pelos decurrentes que alternan con las anteras. Fruto en 2 folículos que permanecen separados casi desde el comienzo de su desarrollo –a veces sólo 1 por atrofia del otro–, algo torulosos, glabros, terminados en un pico recto o curvo, pardos. Semillas ápteras, recorridas por un surco longitudinal en su cara ventral, glabras, sin vilano apical.

 

Aprende otras palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.