Teol.

Se aplica al acto de ver a Dios, en el cual consiste la bienaventuranza.