Los vómitos que tienen lugar durante los primeros meses del embarazo. Existe una serie de factores que facilitan el trastorno, como son el enlentecimiento del vaciamiento gástrico durante el embarazo o la relajación del cardias y del hiato diafragmático, lo que aumente el riesgo de reflujo gástrico.