Óxido de cobalto mezclado con impurezas, obtenido en la tostación de minerales, se utiliza como colorante en esmaltes, porcelanas y vidrios.