Se aplican a los niveles de intensidad del ejercicio que van desde el mínimo requerido para mejorar la condición física hasta una cantidad máxima por encima de la cual el ejercicio es dañino.