Del árabe al-kohl, m. pl. Bioquím.

El líquido incoloro, volátil, de fórmula C2H5OH, que se obtiene por fermentación del zumo de uva (es decir, el alcohol). Se aplica a cualquier cuerpo de constitución análoga a la del anterior, derivado del hidrocarburo por substitución de un átomo o más de hidrógeno por uno o más hidroxilo. Puede derivar de los hidrocarburos de cadena abierta (alcohol graso) o del de cadena cerrada (alcohol aromático). Los alcoholes grasos monovalentes, en estado libre, se encuentran poco en el reino vegetal, pero aparecen en él combinados en forma de ésteres (en cera). Entre los alcoholes polivalentes se destaca por su importancia la glicerina (grasa). También en la esencia y bálsamo hay representantes de los alcoholes aromáticos, como el bencílico, C6H5·CH2OH, cuyo benzoato figura entre el componente del bálsamo de Perú y bálsamo de Tolú; el feniletílico, C6H5·CH2·CH2OH, de la esencia de rosas; el alcohol cinamílico, C6H5·CH = CH·CH2OH, que forma como éster cinámico la estiracina: son de mucha importancia el alcohol terpénico y el fitoesterol (esterol y terpeno).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.