Flora Iberica: Arbustos de corteza grisácea o pardo-rojiza, rugosa. Hojas alternas, planas, persistentes o caducas, con 2 estípulas, linear-lanceoladas u ovadas, ciliadas y caedizas. Flores pentámeras, actinomorfas, en racimos terminales. Cáliz con las piezas connatas en la base. Corola urceolada, con dientes revolutos, caediza después de la floración. Estambres 10; anteras apendiculadas, con dehiscencia foraminal. Ovario súpero. Fruto en drupa, con los 5 carpelos soldados. Semillas rugosas, no aladas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.