Filos.

El argumento empleado por san Anselmo para demostrar, a priori, la existencia de Dios, partiendo de la idea que el hombre tiene del Ser perfectísimo.