Del lat. arĭdus, adj. Geog.

Seco, estéril, de poco jugo y humedad. Se aplica al terreno que es seco; la zona o el clima que es desértico.