Med.

El trastorno en el que la piel del recién nacido está cianótica, el pulso es débil y lento y los reflejos son lentos o están ausentes.