Se aplica a los cuidados sanitarios que recibe la mujer en sus años reproductivos, entre los embarazos, desde las 6 semanas que siguen a cada parto.