Del gr. ἀθήρα, y σκλήρωσις, f. Med.

El endurecimiento del vaso sanguíneo, en especial de cierta arteria, por la formación de ateroma (aterosclerosis).