Del lat. atŏmum, der. del gr. ἄτομον, m. Quím. Fís. y Quím. Med. Filos.

La partícula material de pequeñez extremada. En química, la parte más pequeña de un elemento que puede intervenir en una reacción química. Consta de una parte central cargada positivamente: el núcleo, rodeado de una o varias partículas de carga negativa, los electrones. Casi toda la masa del átomo está contenida en el núcleo, el cual está compuesto de dos tipos de partículas diferentes, de masa casi idéntica: el protón, con carga positiva, y el neutrón, que no tiene carga. La masa del electrón es 1/1836 de la del protón y sus cargas son iguales aunque de signo distinto. El número de electrones de un átomo eléctricamente neutro es igual al número de protones. El comportamiento químico de un átomo está determinado por su número de electrones. El descubrimiento de los electrones demostró que el átomo no era indivisible puesto que los electrones constituían uno de sus componentes. Según la mecánica cuántica de Planck, los electrones únicamente emiten radiaciones discontinuas cuando saltan de su órbita o pasan de una situación estacionaria a otra. En 1920 el átomo se consideraba constituido por un núcleo que contenía toda la materia, compuesto por un número de protones igual al de los electrones que gravitaban a su alrededor. En 1915, Einstein había dado a conocer matemáticamente la equivalencia de la materia y la energía, y en consecuencia la posibilidad de que una pudiese transformarse en la otra. Actualmente el átomo, siguiendo el modelo de Bohr, se considera constituido por un núcleo, en el centro, compuesto de protones y neutrones, denominados nucleones, unidos entre ellos por un sistema de mesones, y alrededor de este núcleo los electrones que envuelven en una atmósfera de electricidad negativa la carga positiva central. Cada átomo se identifica por el número de protones. En física y química, la cantidad menor de un elemento químico que tiene existencia propia y se consideró indivisible. Se compone de un núcleo, con protones y neutrones, y de electrones orbitales, en número característico para cada elemento químico. En medicina, la parte más pequeña de una sustancia que no se puede descomponer químicamente. Cada átomo tiene un núcleo (centro) compuesto de protones (partículas positivas) y neutrones (partículas sin carga). Los electrones (partículas negativas) se mueven alrededor del núcleo. Los átomos de diferentes elementos contienen diferentes números de protones, neutrones y electrones. En filosofía, la partícula elemental indivisible que produce por composición todos los fenómenos, ideada por Demócrito para salvar la contradicción con el Ser, por definición eterno, inmutable e inmóvil. Según Demócrito, lo único que hay son átomos y vacío. Tienen tamaño y forma; algunos son más «rugosos» y otros más «lisos», lo que explica las distintas clases de materias, las varias texturas y las posibilidades de combinación y enlace.

Aprende otras palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.