Dividir en partes sumamente pequeñas, pulverizar. En el campo de la medicina, convertir un medicamento líquido en un vapor fino que puede inhalarse.