Flora Iberica: Hierbas perennes, estoloníferas, acuáticas, sumergidas, enraizadas en los fondos de los lagos y canales, hermafroditas –monoicas o dioicas en especies extraibéricas–, con polinización entomófila. Tallos bien diferenciados, erectos, no ramificados, foliosos en toda su longitud. Hojas alternas, sésiles, lanceoladas, semiamplexicaules, finamente serruladas, sin vainas intrafoliares. Inflorescencias sésiles o subsésiles –también pedunculadas en especies extraibéricas–, situadas en las axilas de las hojas medias y superiores del tallo, reducidas a una sola flor. Flores unisexuales, sésiles, con hipanto muy desarrollado. Sépalos pequeños, verdosos. Pétalos ± del mismo tamaño que los sépalos, blanquecinos. Androceo con 3 estambres fértiles –6 ó 8 en especies extraibéricas–, libres; anteras basifijas. Gineceo paracárpico, con 3 carpelos; ovario ínfero; estilo 1, tan largo como el hipanto; estigmas 3, enteros. Fruto bacciforme, con numerosas semillas. Semillas pequeñas, fusiformes, foveoladas –tuberculadas en especies extraibéricas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.