Del neol. lat. cambium, m. Bot.

Grew dió este nombre a un humor que, interpuesto entre el líber y el leño de las dicotiledóneas, se organiza poco a poco y engendra células leñosas hacia el interior y elementos liberianos exteriormente. Su interpretación no fue del todo exacta ya que no se trata de ningún fluido o savia derramado entre los estratos del leño y de líber, sino de un conjunto de células de membranas muy sutiles. Es pues, una zona generatriz, integrada por células meristemáticas, situada entre el leño y el líber, la cual, por repetidas divisiones tangenciales de sus células, produce leño hacia la parte interna y líber hacia el exterior. Lo posee en general, las gimnospermas y las dicotiledóneas y a su actuación se debe principalmente el crecimiento de los tallos y raíces en espesor. Compara protoplasma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.