La obligación contraída por el Estado de indemnizar al sucesor del antiguo dueño de oficio o derecho enajenado de la Corona o poseedor de donación y privilegio real, o bien a quien debe percibir cierta cantidad por causa onerosa.